7 Pasos para limpiar el agua verde de la piscina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Darse un baño en la piscina en verano o en tiempos calurosos es una actividad muy placentera para realizar en familia o con amigos. Pero este plan puede verse afectado por el color y aspecto del agua: verde y turbio

Es desagradable ver la piscina en esas condiciones y quita las ganas de bañarse en ella, además de que es antihigiénico hacerlo. También es una tarea tediosa y un poco costosa vaciarla, limpiarla y ponerla a llenar de nuevo. 

Así que te diré cómo debes tratarla para que el agua vuelva a ser cristalina. Aunque es preciso que comprendas por qué se pone de este color. 

¿Por qué se pone verde el agua de la piscina?

El agua de una piscina se puede poner verde por los siguientes motivos: 

  • Fallas de filtración 
  • Falta de cloro 
  • Falta de mantenimiento de la piscina
  • Algas 

La causa más importante y común son las algas (que se origina a raíz de uno de los primeros tres motivos). El problema es que las esporas de estas plantas son transportadas por la lluvia y el aire, entonces si mantienes expuesta tu piscina, será un blanco fácil para la reproducción de organismos. 

Las algas logran reproducirse gracias a la gran cantidad de desechos orgánicos que caen sobre el agua y les sirven de alimento. Y no solo eso, las personas y animales también aportamos más desechos orgánicos. Por ejemplo, los residuos de los productos para el cabello, cremas, colonias, piel muerta…

Todo esto permite que la reproducción de las algas vaya en aumento. Lo primero que se puede notar es una capa verdosa sobre la superficie del agua. Luego las paredes y el piso se vuelven resbaladizos. Cuando esto sucede tienes que dejar de usar la piscina. 

El aspecto turbio del agua se debe a que hay tantas algas, que impiden el paso de la luz solar. Para devolver su tono cristalino, además de combatir los otros motivos, debes darle importancia a la erradicación de las algas

¿Cómo limpiar una piscina con el agua verde?

Si tu piscina ya tiene ese desagradable color verde turbio tienes dos opciones: 

  1. Limpiarla 
  2. Vaciarla y volverla a llenar

La segunda opción te puede salir muy costosa dependiendo de las dimensiones de la piscina. De igual manera te recomiendo optar por la primera, así cuidas el ambiente. 

Para la limpieza lo principal que debes hacer es revisar que el filtro funcione bien y esté limpio. Cámbialo si es necesario. Después mide el Ph del agua, lo ideal es que se encuentre entre 7,2 y 7,6. Cuando estés listo, continúa con los siguientes pasos: 

1. Barre el fondo y las paredes

Con una escoba barre todo el piso y despega las algas. Haz lo mismo con un cepillo más pequeño por las paredes. Nada debe quedar con moho. Luego enciende la bomba para que haga burbujas de aire y filtre lo que has despegado. 

2. Agrega cloro

La cantidad de cloro que agregues dependerá del tamaño de la piscina. Para una de 4500 l, es suficiente con 2 l de cloro. Lo debes agregar poco a poco por todos lados. Esta acción formará la floculación.

La floculación, en pocas palabras, es un proceso que sirve para favorecer la decantación y filtración de sustancias y microrganismos. Con la escoba revuelve el agua para dispersar más el cloro. 

3. Deja trabajar la bomba

Como ya desprendiste gran parte de las algas de la piscina y agregaste cloro, tienes que dejar que la bomba haga su trabajo por un par de horas. Esta irá recogiendo algunas algas y agrupando a la gran mayoría en el fondo. Después de un tiempo notarás que el agua pierde esa tonalidad verdosa

4. Agrega ácido muriático 

Ya el agua no estará verde, pero sí opaca, aunque en el fondo podrás ver las algas muertas. En esta etapa te debes concentrar en eliminar la dureza del agua. Para ello agregarás 1 l de ácido muriático de la misma forma que hiciste con el cloro. 

Esto hará que el agua se ablande y la cal se vaya al fondo. Deja que la bomba siga trabajando por unas horas y continúa con el siguiente paso. 

5. Succiona los restos del fondo y cambia el filtro 

Ahora tienes que apagar la bomba y esperar a que el agua se tranquilice. Luego, con un aspirador especial, comienza a succionar todos los residuos que hayan quedado en el fondo. Después cambia el filtro (que para este punto estará muy sucio y no limpiará bien). 

Vuelve a remover el agua con la escoba para que las partículas restantes se despeguen del fondo. Enciende la bomba y deja que trabaje por unas horas. Con el filtro nuevo los resultados serán destacables. 

6. Mide si falta más acido o cloro 

Utiliza una tira reactiva para estudiar qué le falta al agua. Esto lo logras sumergiéndola 20 cm por 30 s. Cuando la saques espera unos minutos hasta que cambie de color. Este color lo debes comparar con los que aparecen en el envase del producto. 

Estas indicaciones muestran qué falta. Tú tarea es seguirlas a cabalidad. 

7. Elimina el resto de residuos

El último paso es depurar todos los residuos sobrantes. Te sugiero que apagues la bomba y esperes a que el agua se tranquilice. Esta última limpieza la debes hacer con más detenimiento. Utiliza también un colador para recoger todas las hojas e insectos que hayan caído en el agua. 

Enciende la bomba y déjala trabajar. Verás que el agua ahora estará limpia y cristalina y puedes volver a darte un buen chapuzón. 

Consideraciones de la limpieza

El tratamiento del agua de la piscina es un proceso en el que debes tener precaución, porque un uso inadecuado de químicos puede afectar tu salud. Las consideraciones son las siguientes: 

  • Utiliza un alguicida solo si es necesario (cuando hay una excesiva cantidad de algas) después de que el agua deje de estar verde. 
  • No utilices químicos que no sepas para qué sirven. 
  • No mezcles químicos. 
  • Manipula el cloro con cuidado. 
  • No ignores los resultados de las tiras reactivas. 
  • Utiliza medidas adecuadas de químicos en relación con el tamaño de la piscina. 

¿Cómo evitar que se ponga verde el agua de la piscina?

Tratar el agua verde de la piscina es una tarea laboriosa. Por eso lo que mejor que puedes hacer es prevenir el crecimiento de algas en ella de las siguientes maneras: 

  • Colócale una lona a la piscina cuando dejes de utilizarla. 
  • Limpia el excremento de aves en el agua y a los alrededores de la piscina. 
  • Cambia el filtro cuando esté sucio. 
  • Revisa los niveles químicos del agua al menos una vez a la semana. 
  • Utiliza una red para eliminar hojas y partículas que floten en la superficie. 
  • Báñate antes de entrar en la piscina. 
  • Mantén los niveles de cloro entre 1,0 y 3,0 ppm.