10 Pasos para Preparar tu Piscina de Cara al Verano

Regresa el verano, tu piscina abandonada, pero, al querer mantenerla ¿no saber por dónde comenzar? Aquí hablaremos sobre 10 pasos para preparar tu piscina.

Si la piscina tiene tiempo sin uso, puede que el agua, las paredes y otros componentes se encuentren sucios. Bacterias, hongos, moho, puede de a poco proliferar y hacer que su aspecto no sea el adecuado. Y, en algunos casos, los tratamientos químicos requieren de tiempo para volver a un estado inicial de equilibrio.

Por tanto, ¡Estás a tiempo! Los días pasan volando y ya estamos a las puertas del verano. Así que antes de eso, la primavera es buen momento para darle un cariño enorme a tu piscina. Es conveniente hacer una lista de tareas para que, desde el primer día de verano disfrutes sin inconvenientes.

Ahora bien, para darte tranquilidad, en este post repasaremos los 10 pasos para preparar tu piscina de cara al verano. Para nada es un trabajo difícil, pero tampoco de un día, así que empieza con antelación.

¿Vacía o llena?

Antes de entrar al punto, es bueno responder esta pequeña pregunta. En gran medida esto dependerá de qué tan holgado sea tu bolsillo. Vaciar y llenar una piscina involucra un coste importante, sobre todo si no hay un abastecimiento privado de agua (pozo). No obstante, ambas opciones para tratar (vacía o llena) son válidas para cualquier tipo de piscina que tengas.

  • Si son desmontables es conveniente vaciarlas, desmontarlas y guardarlas. Al montarla nuevamente, solo requiere un lavado con jabón neutro y agua, antes de llenarla. Solo déjala llena si dispones de suficiente espacio y el agua no te implica una inversión importante.
  • Si la piscina es de obra (subterránea), te conviene dejarla llena, sobre todo en invierno. Las presiones del suelo, además de los cambios climáticos exteriores pueden perjudicar sus paredes y otros componentes. Además, el agua protege las paredes ante caída de objetos duros. Y la seguridad es importante, ya que protege a las personas de caer en caso de descuido.

Vaciar, limpiar y llenar sería la opción más conveniente y sencilla para dar un aspecto renovado y limpio. Además, permite verificar algunos detalles de mantenimiento que no pueden resolverse llena. No obstante, recuperar el agua sería lo más ideal pues no implica pagar por llenar nuevamente este espacio.

10 Pasos para preparar tu piscina para el verano

Las piscinas son elementos que podemos usar por temporadas, una de ellas es la del verano. No obstante, una vez terminada la estación, simplemente la olvidamos o la guardamos. Para no tener que trabajar durante la época veraniega, te conviene ver los 10 pasos para preparar tu piscina. Si los sigues con detalle, aseguramos unos chapuzones en limpio.

1 – Retira y guarda convenientemente el cobertor

Cualquier tipo de piscina puede acompañarse con una cubierta (o cobertor). Con ella se protege el agua de suciedades producto del viento, además del sol o los cambios fríos del invierno. Asimismo, evita la evaporación del agua en los momentos de temporada que no se usa.

Antes de proceder a limpiar tu piscina, atiende el correcto mantenimiento y almacenamiento del cobertor. Remueve previamente la suciedad que está sobre ella y lávala con un jabón no abrasivo. Enjuaga, seca y colócala en un sitio protegido.

Es importante que quede bien seca, ya que puede acumular humedad. Luego, se formarán hongos que darán muy mal aspecto, y al final, terminarán dañando este material. En momentos de mayor actividad, puedes usar solo cepillo, agua y remover el exceso de suciedad.

2 – Verificar el funcionamiento de sus componentes

Antes de proceder al mantenimiento como tal, es recomendable revisar sus elementos de limpieza. En general se encuentran sumergidos y entre ellos revisamos los filtros, cestos y skimmers.

Es conveniente extraer las piezas que requieran y limpiarlas (ejemplo: los skimmers). Además, remover este exceso de suciedad evitará dañar el proceso de desinfección. Por ello, conviene hacerlo antes de proceder a limpiar el agua. También debemos asegurar o revisar los componentes que puedan presentar fallos.

3 – Revisar el sistema de filtración

Si la piscina no ha funcionado por meses, es recomendable revisar todo su sistema. Desde los componentes externos (y si son metálicos, más aún) hasta la arena o cartucho dentro del filtro. Si es de arena, hay que darle mayor atención. Se debe revisar su nivel dentro del depurador y reponerlo en caso de ser necesario.

Ahora bien, si es de cartucho, revisa el funcionamiento y que pueda filtrar sin tener una rápida saturación. Estos deben ser lavados semanalmente y cuentan con una vida media de unos dos meses. Para más detalles, consulta nuestro material sobre depuradoras.

4 – Limpiar la suciedad de la superficie

¿Sucio en la superficie? Tienes dos formas de retirarlo, manual o automática. En el primer caso puedes apoyarte en un filtro colador o “recogehojas” como es conocido. No solo nos ayudará a sacar hojas y elementos flotantes del agua, también aquello que hayamos desprendido del fondo.

Pero si lo tuyo es la automatización, los limpiafondos automáticos son excelentes para este propósito. Algunos de estos robots cuentan con sistema de limpieza de la línea de flotación.  

5 – Limpiar el fondo

El lugar donde va a parar toda la suciedad en los meses sin uso. La limpieza de toda la suciedad gruesa antes de tratar el agua es fundamental. Debes acompañar este proceso por un buen limpiafondo manual. Toda la suciedad debe ser removida y filtrada, estando al pendiente del nivel de llenado del prefiltro de bomba.

Pero si lo tuyo es la comodidad, también están disponibles los robots limpiafondos. ¿Quieres conocer más sobre su funcionamiento? No te pierdas nuestro material sobre limpiafondos y el top 3 con los mejores modelos automáticos disponibles.

6 – Limpiar las paredes

Una recomendación que puede aplicar a piscinas desmontables y más allá. Si has vaciado la alberca, lo mejor es limpiar estas superficies con detergentes no agresivos, jabón, un cepillo y agua a presión. Cualquier otro tratamiento agresivo podría ocasionar daños al revestimiento y hasta filtraciones. Estas últimas se pueden dar por exceso de limpieza que ocasionaría rotura de la superficie.

7 – Cuidado con las instalaciones eléctricas

¿Tu piscina desmontable cuenta con sistema de iluminación? Es aconsejable (si la vaciaste) dar un vistazo al correcto funcionamiento de tu dispositivo acuático de iluminación. Esto con mayor atención si se encuentra al aire libre.

Las épocas frías pueden ser agresivas en todos los sentidos. Por tanto, verifica los sistemas eléctricos de otros componentes: cajas eléctricas, cables, conexiones. Así, evitarás molestias a la hora de disfrutar de tus días de verano.

8 – Rellenar el agua

Si no has vaciado, el nivel de agua se verá modificado con los procedimientos descritos, pues se requiere perder un poco del recurso. Para ello, es necesario completar al nivel adecuado para que los elementos de limpieza cumplan sus funciones. Además, ayudará a que el agua consiga sus parámetros fisicoquímicos de equilibrio nuevamente.

9 – Realizar el tratamiento

Este punto representa un paso previo a disfrutar un buen baño. Preparados los sistemas de la piscina y hecha la limpieza de las superficies, es hora de tratar el agua. Aquí revisamos lo referente a las bacterias y micro residuos, es decir, tratamiento a nivel químico.  

Para alcanzar una limpieza óptima y un agua preparada para el verano debes realizar:

  • Tratamiento de hipercloración: con la depuradora, se mantendrá el agua en movimiento para que todos los rincones reciban el compuesto. Hay que recordar que el cloro es floculante y desinfectante.  
  • Alguicidas: compuesto que prevendrá la formación de algas. Estos organismos permiten la proliferación de bacterias y hongos, además de darle el indeseable tono verde.
  • Floculante: permite que las micro partículas se combinen para formar partículas de mayor tamaño. Así, podrán ser atrapadas en el pre filtro o en el filtro de arena. También pueden sedimentarse e ir al fondo para luego ser atrapadas por el limpiafondos.

Te recomendamos seguir nuestra guía sobre el Mantenimiento del agua de nuestra piscina.

10 – Análisis fisicoquímico del agua

Es el último paso antes del chapuzón. Recuerda que el pH óptimo para que la desinfección ocurra, debe ser entre 7.2 y 7.6. Es fundamental para que cualquier tratamiento que realicemos funcione. Si encuentras el pH bajo, debes agregar agua. Por el contrario, si este valor es alto, puedes usar un poco de cloro para disminuirlo.

También te puede interesar